Marcó una época en el fútbol mundial a raíz de talento y frescura. Con escasas deudas pendientes, arrasó en todos los equipos donde jugó pero siempre quedó atado a las historias que giran en torno a sus fiestas. A pura risa, se animó a rememorar cómo disfrutaba fuera de las canchas. “Después de los partidos ganados sí me gustaba celebrar… Y como ganábamos siempre, era un problema. Pero hay mucha más leyenda de lo que realmente fue”, comenzó.

En una entrevista con “Universo Valdano”, el ex goleador argentino sacó chapa de su conocimiento sobre el “Fenómeno” ya que fue director deportivo de Real Madrid desde 1993 a 2003: “Lo que (Florentino Pérez) no lograba, era controlarte a ti. Te ponía a los de su propia seguridad en la puerta y tú los regateabas a todos igual”. La respuesta no fue menos espectacular. “Alguno entraba en la fiesta…”, la devolvió redonda.

Mucho más serio para explicar qué hay de veraz en los hechos, contó que el cumpleaños del que todos hablan no fue tan sensacional como esperaba. “Hay una leyenda alrededor que de lo que era realmente. Alguna vez he podido hacer una fiesta de más, pero no era así. Yo siempre he sido muy responsable, siempre he intentado no perjudicar mi físico, mi cuerpo. Aparte, que mi cumpleaños quedó en la historia como el más famoso… La llegada del autobús fue horrible”, agregó entre risas.

A los 43 años, el astro es presidente y mayor accionista de Real Valladolid hace una temporada. Sobre su espalda cuenta con un nutrido currículum: Cruzeiro, PSV, Barcelona, Inter, Milan, Corinthians y la “Casablanca”. También dejó un legado con la camiseta de Brasil: ganó dos mundiales (1994 y 2002) y dos Copa América (1997 y 1999).