El delantero inglés Wayne Rooney, jugador de Everton, fue sancionado por haber conducido alcoholizado, con la inhabilitación para conducir durante dos años y el cumplimiento de 100 horas de trabajo comunitario, por el tribunal británico.

Rooney había sido detenido en la madrugada del 1° de septiembre y, al realizarle el control de alcoholemia, los agentes de tránsito detectaron que el jugador manejaba con niveles de alcohol en sangre muy superiores a los permitidos.

El exdelantero de Manchester United se declaró culpable ante los jueces de Stockport y admitió la sanción: “Por supuesto que acepto la sentencia del tribunal y espero poder reparar de alguna manera lo sucedido con mi servicio comunitario”, dijo.

Además emitió un comunicado disculpándose, en el que lamentó lo sucedido: “Quiero pedir públicamente disculpas por mi injustificable conducta. Ya he pedido disculpas a mi familia, a mi manager, al presidente y a todos en Everton. Ahora quiero disculparme con todos los fans y los que me han apoyado a lo largo de mi carrera”, agregó el atacante.