Mientras vive la cuarentena desde Colombia, Tino Costa se refirió a la experiencia que vivió en San Lorenzo hace algunas temporadas y remarcó que busca una revancha en un club identificado con su familia.

Desde Italia llegó a Boedo en 2016 con el ánimo de encarar un proyecto importante para el exjugador de Valencia, entre otros. No obstante, solo ochos partidos después, en casi un año de estadía, lo encontraron saliendo por la puerta de atrás.

“Llegué con mucha ilusión, por esas cosas de la vida y esas cosas que tiene el fútbol, las cosas no salieron como uno pensaba. Justo caí en la época donde el entrenador que estaba en ese momento (Diego Aguirre) no me tenía muy en cuenta, entonces decidí dejar el club y volverme a España”, afirmó en una entrevista con Super Mitre Deportivo.

Sobre aquella experiencia con el DT uruguayo, Costa aseguró que el trato era mínimo entre ambos: “Nunca tuve relación con él. Se acercó a mí en el momento que me tocó jugar, un domingo por la tarde contra Vélez, que no jugaba Ortigoza por una lesión, y me dijo que era mi posibilidad para mostrarme; jugué ese partido, por suerte jugué muy bien y se ganó, pero después de ese partido volví a jugar a los tres meses y así se hacía muy complicado”.

Asimismo, eligió no cargar directamente contra Aguirre y remarcó que el trato directo que mantuvo con Matías Lammens y Marcelo Tinelli para logar llegada no fue lo correcto. “Hablé con Tinelli y con Lammens, el interés de ellos era grande al igual que el mío, luego me di cuenta que el entrenador no me había pedido, entonces cuando tenés un entrenador que no te pidió, tampoco lo puedo culpar”.

Por último, mientras milita en Atlético Nacional, Tino ponderó la idea de tener un regreso para sacarse aquella espina: “Me gustaría tener la posibilidad de jugar en San Lorenzo de nuevo, de tener los partidos que correspondan y sacarme la espina que me quedó de tener esa continuidad y saber si estoy o no para jugar. No le cierro la puerta al club, pero hoy en día es difícil”.