El miércoles amaneció al rojo vivo en Perú, envuelto en una ola de protesta contra Julio Bascuñán y sus colaboradores. Lo cierto es que los medios locales hablan de robo e injusticia y adelantaron que la Federación podría ir a la Conmebol con un reclamo. Sin embargo, con el correr de las horas, el tema fue empeorando y el chileno continúa bajo custodia en un hotel de Miraflores.

Al menos una decena de policías se encuentran en la puerta del establecimiento y la intención es que el colegiado pueda irse, con todas las medidas de seguridad, hacia el aeropuerto Jorge Chávez.

Además de los penales a Neymar, también tuvo otras jugadas polémicas como un brutal codazo a Miguel Trauco que lo dejó sangrando y solo usó el VAR para ver la agresión de Carlos Zambrano sobre Richarlison, que terminó con el defensor expulsado.