No son horas felices para Boca debido a las 18 bajas que causó el COVID-19 frente a una burbuja sanitaria que falló de manera estrepitosa. A la distancia el expreparador físico del club Javier Valdecantos, quien actualmente se desempeña en Los Ángeles Galaxy, contrastó la situación con el protocolo aplicado en la MLS.

“No nos dejaron de permitir salir a la calle. Podíamos hacer los trabajos al aire libre con distancia y barbijos. Sólo hablábamos de táctica y fútbol por Zoom. Cada jugador tenía un plan de trabajo, ellos subían sus tareas a una aplicación y yo las veía”, remarcó Valdecantos en Radio La Red.

Además, el integrante del cuerpo técnico que dirige Guillermo Barros Schelotto remarcó que allí desde un primer momento el protocolo fue estricto: “Un día me acerqué a los jugadores y se armó un escándalo, me retó el médico, todos. Acá, el médico es responsable ante la MLS y hace respetar el protocolo. En Argentina el médico no puede hacer eso”.

Igualmente Valdecantos recordó que los controles se intensificaron más en la burbuja de la MLS: “Una vez que entramos al hotel nos hicieron un testeos y hasta que no estaban los resultados, no podíamos salir de las habitaciones. No hubo un día libre antes de entrar y te daban la comida en la puerta, no había contacto. Se sanitizaba todo y testeaban cada día por medio en un salón con 70 boxes. Eran 1200 personas en dos hoteles, con una organización increíble. Si ibas en un ascensor sin máscara, alguien te lo marcaba. Había un lugar delimitado para salir a correr y un día pasaron el límite y esos tuvieron que hacer cuarentena individual por salir de la burbuja”.

Para finalizar el preparador físico aseveró que los casos en Boca se deben a la falta de compromiso y rigurosidad entre las partes: “Todo pasa por no transgredir las normas. Acá te las hacen respetar. No importa si soy el entrenador de tal equipo. Zlatan (Ibrahimovic) tuvo que hacer cola en migraciones como cualquier persona. Si se respetan las normas, la burbuja va a ser exitosa. Sino, no”, cerró.