La dilatada negociación para que se ponga la banda color sangre costó demasiado pero la insistencia de Ramón Díaz fue crucial. Rápidamente rindió a la altura de las circunstancias y de la mano de Marcelo Gallardo reinó en América con la Copa Libertadores de 2015. Abandonó el club con el pase en su poder hace tres años pero el sector izquierdo, donde pasaron numerosos jugadores en el intento de reemplazarlo, aún tiene su marca.

 

Es que tan identificado está con River que tuvo intenciones de regresar, aunque diferentes inconvenientes lo impidieron: “Estuve muy cerca de volver. Tenía muchas ganas. No voy a entrar en detalles, pero aparecieron cosas que trabaron la operación. No tengo ningún problema con la dirigencia. No puedo estar mal porque son buena gente y pasamos cosas muy lindas. A veces suceden cosas que van más allá y hay que tomar decisiones. Estuve cerca pero hubo cosas que no me convencieron”.

Las entrevistas que dieron varios integrantes del aquel plantel lo seleccionaron como uno de los encargados de la música e instaurar el buen humor puertas adentro, algo que el propio ‘Piri’ también anhela revivir. “Se extraña el día a día. Gallardo formó grandes grupos humanos. En muchas notas, suelo escuchar que mis ex compañeros extrañan eso. Fue una parte importante en mi carrera, me marcó muchísimo. No hay momento donde no recuerde mi paso por River”, agregó en charla con Jogo Bonito.

 

El inolvidable hito en el Santiago Bernabéu quedó inmortalizado en la retina de propios y extraños, más en quienes gozaron con la camiseta puesta, ya sea en cancha o a la distancia. “La disfruté como un hincha más. La vimos en la concentración: Carlos Sánchez, Funes Mori, Barovero, Nico Sánchez. Hay muchos que pasamos por River. Somos mayoría y siempre vemos los partidos. Obviamente a cualquier jugador le hubiese gustado estar ahí. Pero no me reprocho haberme ido”, afirmó el santafesino.