Por primera vez, después del fallido culebrón que protagonizó y no logró forzar su salida, Lionel Messi regresó a la Ciutat Esportiva. Ya había pasado exitosamente el test PCR en su domicilio, y este lunes se presentó una hora y media antes del comienzo del ensayo.

El plantel de Barcelona que no está afectado por lesiones ni convocatorias a la UEFA Nations League inició la preparación hace una semana, a puertas cerradas.

El próximo sábado, el blaugrana disputará un amistoso contra Gimnástic en el Estadio Johan Cruyff. Parece difícil que juegue el 10, ya que recién se puso a las órdenes de Ronald Koeman y necesita ritmo.