Con un escenario que esta vez lucía acorde para Mercedes pese al calor, en contraste al andar de hace una semana, Cataluña vio otro claro triunfo de Lewis Hamilton. Ambos W11 no padecieron por la degradación de los neumáticos, pero una cuña se metió entre ambos: Max Verstappen, quien ahora es el máximo rival que encuentra el líder del Mundial y seis veces monarca de la categoría.

El primer stint de Hamilton resultó determinante para firmar su cuarto triunfo del año (en seis presentaciones) y trepar a 88 en el historial general, para quedar a tres de igualar a Michael Schumacher, a quien hoy le arrebató el récord de podios con 156. La confianza del británico es tal que al momento de la segunda y última detención apostó por otro juego de medios en lugar de los blandos que recomendaba el box.

Además, en su favor la brecha con el resto se volvió a extender este domingo ya que Valtteri Bottas penó con una mala salida, luego con un juego de gomas que no rindió, y así un hueco se abrió entre ambos Mercedes. En ese lugar se coló el neerlandés Max Verstappen, que agigantó otra vez la figura del Red Bull para ser escolta y trepar al segundo lugar en la lucha por el título. Para el finlandés quedó apenas el consuelo del punto extra de la vuelta rápida.

Cataluña entregó también la mejor producción de Racing Point, poniendo en cuarto y quinto lugar al canadiense Lance Stroll y el mexicano Sergio Pérez. Igualmente las reprimendas siguen para la escudería anglocanadiense. Por detrás arribaron el local Carlos Sainz (McLaren), en su mejor actuación en su país, y el alemán Sebastian Vettel con Ferrari. Esta vez el cuatro veces campeón dio la cara por el equipo, apostando por una parada y remontando desde el undécimo para ser séptimo.

Cerrando los puntos llegaron el tailandés Alexander Albon (Toro Rosso), el francés Pierre Gasly (Alpha Tauri) y el inglés Lando Norris (McLaren). Por fuera quedaron nombre como Charles Leclerc, el único que abandonó con problemas de motor en la Ferrari, y por caso ambos Renault de Daniel Ricciardo y Esteban Ocon.

Pasó Barcelona y Mercedes pareció poner las cosas en su lugar, tras el traspié una semana atrás. Dentro de quince días el circuito de Spa-Francorchamps recibirá a la máxima categoría, con la promesa de los cambios en el mapeo de motor que buscan equiparar un poco el desarrollo claro en favor de Mercedes, con Lewis Hamilton como principal abanderado.