Sin despeinarse y con seguridad en lo que fue la carrera más cómoda para él en 2020, el británico Lewis Hamilton consiguió otra victoria para extender su liderazgo en el Mundial de Fórmula 1, que hoy pasó por Bélgica entregando un desarrollo monótono en cabeza.

De principio a fin dominó el piloto estrella de Mercedes y solo el récord de vuelta que firmó Daniel Ricciardo evitó otro Grand Cheleem del seis veces campeón. Nadie pudo acercarse a su dominante W11, ni siquiera un apático Valtteri Bottas, quien desde el box recibió la orden de no atacarlo. Más atrás, y sin poder jugar con la estrategia, Max Verstappen (Red Bull) debió conformarse con el tercer lugar.

Las estadísticas reflejan con claridad el dominio de Hamilton, quien de a poco se acerca a su séptima corona para empardar a Michael Schumacher. Hoy logró su cuarto triunfo en Spa-Francorchamps (donde cosechaba más abandonos que victorias), que significó la quinta victoria sobre siete carreras en 2020 y la número 89 de su historial general en F1, quedando a solo dos de la otra gran marca del alemán.

Hamilton, que cruzó la meta con una renta superior a los ocho segundos sobre el finlandés, estiró a 47 puntos la ventaja sobre Verstappen y a 50 sobre su compañero. A este ritmo el desenlace se vuelve previsiblemente a favor del campeón de 2008, 2014, 2015, 2017, 2018 y 2019.

La resolución de la carrera se centró en buena parte con el solitario ingreso del coque de seguridad, tras el despiste de Antonio Giovinazzi (Alfa Romeo) que arrastró a George Russell (Williams). Allí los pilotos hicieron en su mayoría -a excepción de Leclerc, Latifi y Magnussen- la única parada en boxes.

El siguiente stint con neumático duro fue hasta el final, con Hamilton consiguiendo aguantar pese a varias bloqueadas en los últimos giros y con rivales en iguales condiciones.

Por fuera del podio la gran actuación de Renault es un punto a destacar: la casa francesa consiguió su mejor renta de puntos en una carrera mundialista. El australiano Daniel Ricciardo fue cuarto, con el punto extra de la vuelta rápida, y su compañero Esteban Ocon dio cuenta de Alexander Albon (Red Bull) tras una larga batalla para ubicarse un escalón por detrás.

El resto de los puntos se repartió entre el Lando Norris (McLaren), Pierre Gasly (AlphaTauri), quien fue elegido piloto del día, y los hombres de Racing Point, Lance Stroll y Sergio Pérez. Fuera de la pelea quedó el español Carlos Sainz, debido a una falla mecánica en la vuelta previa.

Dantesco fue el desempeño de Ferrari, culminando sus pilotos Sebastian Vettel y Charles Leclerc en 13° y 14° respectivamente. Incluso Kimi Raikkonen (Alfa Romeo) se dio el gusto de dejarlos atrás con el motor provisto por Maranello.

La próxima semana será el turno de Monza, primera de las tres carreras de Fórmula 1 que albergará este año el suelo italiano. El templo de la velocidad le cae como anillo al dedo a este Mercedes, que igualmente sufrirá la quita del plus en los mapeos de motor de cara a la clasificación; no obstante eso no frenará al voraz Lewis Hamilton.