Una vacante inesperada surgió en la grilla de la máxima categoría de cara a este fin de semana de actividad en la pista perimetral de Bahrein: el siete veces monarca, Lewis Hamilton, encendió las alarmas al confirmarse su contagio de COVID-19.

La butaca del monoplaza número 44 de Mercedes no tendrá así al británico, quien viene de festejar hace siete días en el trazado que ahora será anfitrión del Gran Premio de Sakhir. Hamilton demostró leves síntomas pero se encuentra en buen estado de salud.

“Hoy que durante una prueba obligatoria PRC para el Gran Premio de Sakhir, Lewis Hamilton dio positivo en COVID-19. De acuerdo con los protocolos de coronavirus, él está ahora aislado. Todos sus contactos fueron considerados. Los procedimientos establecidos por la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) y la Fórmula Uno asegurarán que no haya un mayor impacto para el evento de este fin de semana”, añadió la nota firmada en conjunto por la categoría y la escudería alemana.

Ahora la incógnita pasa por saber quién reemplazará al campeón del mundo, que por estas época comenzará a perfilar su renovación de cara a 2021. Varios son los candidatos que aparecen en el aire, y que estarán deseosos de tomar la máquina con la cual Lewis se impuso en once carreras este año para alzar su 7ma corona.