La pista más extensa del Mundial de Fórmula 1 será hogar de la séptima fecha de la actual temporada, dominada por el voraz Lewis Hamilton. Hoy, el séxtuple campeón del mundo dio cátedra en su giro final de la Q3 para marcar una pole espectacular con récord de circuito incluido, en un fin de semana donde la categoría recordó al fallecido Antoine Hubert.

El crono de 1:41.252 fue imbatible para el resto, que apenas se acercó a medio segundo de su estela, incluido su compañero Valtteri Bottas quien volvió a fallar en el momento culmine. Así en la despedida del “modo fiesta”, denominación que se le dio al mejor mapeo de motor que empleaba Mercedes cada sábado, el rey de las poles alcanzó las 93 en su historial.

Cinco sobre siete. Esas son las victorias que en qualy registra Hamilton en este 2020. Números que hablan por sí solos y que mañana se pueden replicar fácilmente en carrera si el clima cambiante de Spa no se hace presente.

Por lo pronto en la definitiva Q3 de hoy nadie pudo con el vencedor, quien rindió homenaje a un amigo como el actor Chadwick Boseman, de Black Panther, fallecido en las últimas horas de una enfermedad terminal. El estilo perfecto del mayor poleman de la historia no dio lugar a los intentos de los rivales.

En segundo lugar largará Valtteri Bottas, quien con el otro W11 arribó a cinco décimas y cuya posición pendió de un hilo cuando Max Verstappen (Red Bull) se cerró a solo quince milésimas de distancia. Más atrás dio una grata sorpresa Daniel Ricciardo, con un cuarto lugar que esperará replicar en carrera.

Detrás se acomodaron el tailandés Alexander Albon (Red Bull); el francés Esteban Ocon (Renault); el español Carlos Sainz (McLaren); los pilotos de Racing Point, el mexicano Sergio Pérez y el canadiense Lance Stroll; y el británico Lando Norris, con el otro monoplaza de Woking.

Penando por el fondo de la grilla, en 13° y 14° lugar partirán Charles Leclerc y Sebastian Vettel, en lo que es uno de los peores rendimientos de Ferrari en las últimas décadas. Sin velocidad final y de paso por curva, tan necesaria en Spa, ambas máquinas de Maranello están lejos del pleno de 2019 en esta misma pista (líderes en las prácticas, pole y victoria).

Sin duda los pilotos de Fórmula 1 pueden ser una clase de superhéroes, desafiando los límites de la física y arriesgando la vida en cada curva. Hoy Hamilton manejó como uno de carne y hueso para rendirle el mejor homenaje posible a su querido amigo.