En Yokohama la leyenda que esta generación de los All Blacks empezó a escribir ocho años atrás llegó a su fin. Al título de 1987 se sumaron dos conquistas inapelables en los Mundiales 2011 y 2015. Sin embargo este sábado esa categórica calificación correspondió al éxito de Inglaterra, que en la madrugada fue el verdugo en Japón 2019.

Desde el minuto cero el seleccionado europeo dejó en claro la intención de ahogar a su rival. Los de Eddie Jones cambiaron el chip y apostaron por la tenencia y los ataques profundos pese al rival que estaba enfrente.

Así fue que rápidamente Manu Tuilagi hizo pesar su potencia para zambullirse en el ingoal, luego de un ataque profundo que anticipó cómo Inglaterra disputaría estos 80 minutos.

Sin disminuir la presión y moviéndose siempre en forma agrupada el seleccionado de la rosa pudo incluso abrir más la brecha. Y si bien sobre los 24′ una obstrucción le negó un try al tercera línea Sam Underhill, el pie del apertura George Ford puso tres más para dejar el score 10-0 de cara al complemento.

Los All Blacks necesitaban respuestas ante el panorama adverso. Ante ello Steve Hansen mandó rápidamente a cancha a TJ Perenara y Sony Bill Williams, buscando profundidad y quiebre por el centro de la cancha.

La fortuna le sonrió a los campeones cuando el TMO volvió a anular una conquista inglesa. Un fino knock on en un scrum sobre los cinco metros le impidió festejar al medio scrum Ben Youngs.

Y además minutos después una mala ejecución desde un line en extrema defensa inglesa cayó en manos ajenas y Ardie Savea apoyó para dejar seis puntos de diferencia en la chapa.

Sin embargo, Inglaterra no se alejó de su plan y al igual que ante Australia en los cuartos de final, cuando los Wallabies supieron ponerse a uno, otra vez el XV de Jones mostró temple para no quebrarse. Dos penales de Ford llevaron paz y configuraron el 19-7 final en Yokohama.

Así Japón 2019 entregará un nuevo campeón en el mundo ovalado. La copa William Webb Ellis cambiará de manos la próxima semana. Hoy, Inglaterra fue verdugo de los All Blacks y ahora esperará por Gales o Sudáfrica.