Tras cosechar dos derrotas consecutivas en la gira por Sudáfrica y gozar de la
fecha libre que le correspondía, Jaguares volvía a jugar en el José Amalfitani a
la espera de mejorar el rendimiento de las últimas fechas. En frente estaba
Chiefs, que había cosechado su primera victoria en el torneo frente a Bulls
como visitante el sábado pasado y que sólo acumulaba ocho puntos.

Sin embargo, como en los enfrentamientos contra Lions y Stormers, el equipo
argentino volvió a desperdiciar las ocasiones que generó en los primeros 40
minutos y, en consecuencia, se fue abajo en el marcador por más de diez
puntos sin convertir ningún try.

Las únicas seis unidades de Jaguares llegaron por medio del pie de Díaz
Bonilla mientras que Chiefs vulneró el ingoal local en dos oportunidades a
través de Damian McKenzie, que convirtió ambas conquistas y anotó un penal,
y Tamua Manu, en una jugada en la que recibió la ayuda del poste de la hache.
En la segunda mitad los cambios renovaron los ánimos de la franquicia
argentina, que consiguió igualar el marcador en 20 a falta de siete minutos para
el final del partido con un try de Joaquín Tuculet, luego de una exquisita
asistencia con el pie de Joaquín Díaz Bonilla, y Pablo Matera.

Sobre el final Jaguares consiguió la conquista que parecía definitiva a través de
Matías Orlando, luego de capturar una pelota suelta producto de un cachetazo
de Matías Moroni en el aire, que fue convertida por González Iglesias.
Pero, al igual que en 2017, Chiefs iba a tener la última palabra. Scrum en las
cinco yardas rivales que, luego de que Taukaei´aho se levantara de la base y
tomara la marca de Felipe Ezcurra, culminó con Tahurioangi entrando al trote al
ingoal argentino en la bandera.

Con la posterior conversión de McKenzie, las cifras definitivas del resultado
fueron 30 a 27 en favor de los visitantes, que obtuvieron su segunda victoria al
hilo en el Super Rugby. Jaguares, por su parte, acumula tres derrotas
consecutivas y sólo suma diez puntos.