Tras conseguir la primera victoria en esta edición del Super Rugby ante Bulls, Jaguares volvía a tener acción en Vélez, esta vez ante Blues, que había perdido en sus dos primeras presentaciones ante Crusaders y Sharks respectivamente. Pese a esto, la mayor pérdida de la visita ocurrió el pasado jueves cuando Michael Tamoaieta, jugador de 23 años de la franquicia, falleció de muerte súbita. Sus compañeros salieron a disputar el partido con vendajes con sus iniciales.

El primer tiempo estuvo dominado por la franquicia neozelandesa, que mantuvo la posesión, estuvo situada en campo contrario durante la mayor parte de los 40 minutos y forzó seis penales base de un ataque feroz y variado. Sin embargo, perdonó a los locales en varias ocasiones con dos penales accesibles desperdiciados por el apertura Otere Black y por algunos lanzamientos de juegos que culminaron en knock on.

Por el lado de Jaguares, el buen trabajo en defensa se vio eclipsado por las infracciones mencionadas, tres de las cuales fueron cometidas por Tomás Lavanini, que, en consecuencia, vio la tarjeta amarilla a la media hora de juego. El resto de los aspectos defensivos estuvieron a la altura ya que Blues consiguió pocos quiebres individuales y no pudo llegar al ingoal argentino.

Pese a este panorama favorable para los visitantes, la franquicia argentina fue la que se fue arriba en el marcador gracias al try de Ramiro Moyano, luego de un penal en mitad de cancha que Tito Díaz Bonilla jugó tras haber amagado tirar al line. Así el resultado parcial al entretiempo fue de 11 a 9 a favor de Jaguares.

En la segunda mitad la dinámica se acentuó y el dominio de Blues se hizo tan notorio que estuvieron a nada de conseguir un try, que fue anulado por el TMO al revisar la jugada y verificar que la pelota nunca había sido apoyada. Sin embargo, Jaguares seguía haciéndose fuerte a partir de la defensa y de las pocas oportunidades que tenía en ataque. Así llegaron las dos conquistas que prácticamente liquidaron el encuentro: un ciego aprovechado por Tomás Cubelli para tomar la marca y habilitar a Moyano y un line y maul en las 25 rivales que culminó con una palomita de Julián Montoya para poner el score 23-12.

El descuento de los neozelandeses llegó a partir de un error de los argentinos en el manejo: Tuculet no pudo controlar un pase y Dalton Papalii interceptó el balón para irse al try sin oposición alguna para acercar a su equipo a 4 puntos de la victoria.

Los últimos minutos fueron una prueba para Jaguares ya que continuaban resistiendo los embates de Blues con el cansancio acumulado de haberlo hecho durante 75 minutos. Así llegó la última jugada del partido donde los locales cometieron un penal en un scrum en sus 5 yardas, que luego se encargaron de revertir en la siguiente formación con un excelente empuje que les permitió despachar la pelota y sellar el resultado en 23-19.

Esta fue la segunda victoria de la franquicia argentina en este Super Rugby y la tercera derrota seguida para la neozelandesa, que sigue sin encontrar su rumbo. Ahora Jaguares afrontará una serie de partidos en Sudáfrica para luego volver a Vélez el próximo 30 de marzo ante Chiefs.