La cuarta fecha del WRC quedó a pedir del belga Thierry Neuville, luego de adueñarse de los dos tramos finales de este sábado en el llamado rally de las diez mil curvas, que con el agregado del pinchazo que sufrió el Toyota Yaris de Tänak y el retraso en la etapa 11 de Evans le permitió saltar a la cima.

Un total de 4.5 segundos separan al líder y al hombre fuerte del M-Sport de Malcolm Wilson en este 2019 y que ayer supo ser puntero. Fuera de discusión por la victoria aparece el resto desde el tercer lugar que ostenta Sebastien Ogier con el Citroën C3.

El seis campeón del mundo esta vez parece no tener nada que hacer ya que 44.8 segundos lo separan de Neuville. Incluso deberá cuidar su espalda ya que el español Dani Sordo puso a su i20 a cinco segundos de su estela. En quinto se encuentra el finés Teemu Suninen, aprovechando por caso algunos retrasos como el del británico Kris Meeke.

Jornada para el olvido de Tänak, quien comenzó fuerte pero penó cuando uno de sus neumáticos dijo basta y ahora se encuentra sexto a casi dos minutos de la cima. En Toyota los problemas del caucho se replicaron por enésima vez en el finés Jari-Matti Latvala.

Mañana serán sólo dos tramos de especial con el Power Stage final que otorgará puntos extras a los cinco primeros pilotos. Tras hacer agua en Montecarlo, Suecia y México es tiempo de que Neuville obtenga su primer triunfo del 2019.