Entre tantas idas y vueltas, con muchos interrogantes y desacuerdos, se dio lo que muchos en un principio veían imposible: juntar a dos luchadores de distintas disciplinas adentro de un ring, para llevar a cabo uno de los espectáculos más importantes de la historia del boxeo. El mejor luchador de arte marciales mixtas y el mejor boxeador de los últimos tiempos. Floyd y McGregor, el americano y el europeo, el morocho y el rubio, los dos cara a cara en el mítico cuadrilátero de Las Vegas.

Lo que empezó como un juego, hoy es una realidad y este sábado por la noche será un verdadero show, debido a las circunstancias en la que se dará la pelea. No es solamente un combate de 12 rounds, sino que las figuras que estarán en la cartelera principal son dos oponentes fuertes, que tienen orgullo y experiencia en este tipo de eventos. Por lo que la incertidumbre cada vez es mayor.

Las apuestas tienen como favorito a Mayweather por amplia mayoría, y una parte mínima cree que el irlandés cuenta con chances de conseguir la victoria. Más allá de lo que pueda suceder, vale recordar que Money jamás ha sido vencido y conserva un invicto de 49 peleas ganadas. Por lo cual intentará llegar a la número 50.

Conor es un luchador que jamás boxeó y en la previa corre con cierta desventaja a la hora de adaptarse a las reglas de este deporte. En prinicipio, no podrá pelear descalzo, tampoco utilizar guantes de UFC  y, como si fuera poco, deberá olvidarse de tirar codazos y rodillazos. Una de las herramientas claves que tiene Gregor en su disciplina.

Pero como todo espectáculo patrocinado por “The Money Team”  y “Show Time PPV” tiene sus negocios y marketing, esta velada no será la excepción. Será una de las más lucrativas, con cifras que jamás se han alcanzado en la historia del boxeo. McGregor tiene previsto una bolsa de 75 millones de dólares, la cual se incrementaría a 100 millones, debido a patrocinadores, taquilla y demás. Por su parte, Floyd tiene una base de 100 millones por el sólo hecho de subirse al ring y otros 100 millones por ingresos de publicidad.

La pelea cuenta con ciertos condimentos para que sea del todo atractiva. Se enfrentará uno de los mejores libra por libra de todos los tiempos -que estuvo inactivo dos años y quiere volver para seguir haciendo historia en la élite del boxeo-, a la máquina de tirar golpes con combinaciones de brazos y piernas, que deja a un lado las reglas de las artes marciales y se adapta a las de otro deporte que le permitirá sólo usar los puños.

El escenario está armado, las luces del T-Mobile Arena de Las Vegas a punto de encenderse y miles de personas que aguardan por un combate único e inigualable de un tiempo a esta parte. Floyd vs. Conor en busca de un mismo objetivo, la victoria. Aquella que le permitirá alzar el trofeo más esperado: “El cinturón de los millones”.