Con oficio y el peso de su historia Sudáfrica se metió en otra semifinal mundialista. Lejos del batacazo de hace cuatro años, esta vez Japón no logró nunca quebrar la defensa de los Boks para imprimir el vértigo y la velocidad de sus backs y así se despidió de su Mundial.

Luego de un primer tiempo cerrado que culminó 5-3 (try de Makazole Mapimpi y penal de Yu Tamura) y donde no se sintió en el score la diferencia de nivel y ranking entre ambos equipos, con el inicio del complemento los campeones en 1995 y 2007 inclinaron la cancha a su favor.

Desde el dominio del pack de forwards y la defensa cerrada los Boks edificaron la diferencia. Tres envíos de Handré Pollard abrieron la brecha pero el quiebre fue el try de Faf de Klerk luego de un maul de 40 metros que hizo mella anímica en los nipones.

Por último, a falta de diez minutos el picante wing Mapimpi firmó su doblete tras una contra profunda que exhibió otra variante de este buen equipo de Rassie Erasmus para poner el 26-3 que mostró el marcador final.

En Tokio se terminó la gran aventura mundialista de Japón, histórica por acceder a los cuartos de final. Hoy no hubo caso para los locales. Con oficio los Springboks fueron superiores, cerraron el juego con penales y su juego agrupado y ahora se verán las caras con Gales.