Hace treinta y un días, la persistencia de Luciano Pons en la ofensiva de Banfield tendía a ser intervenida por una fuerte dolencia, posterior a su performance en el amistoso de preparación ante Ferro en el Florencio Sola.

Los estudios, arrojaron el diagnostico menos optimista: desgarro en el musculo posterior de la pierna derecha. Dicha fatiga correspondía a aproximadamente veintiún días de relegación y rehabilitación en kinesiología.

La lesión fue agravándose y este lunes comenzó la semana con el resto de la delegación en los ejercicios preliminares. No formó parte del encuentro que se desarrolla normalmente entre titulares y suplentes.

Sin embargo, el progreso del atacante prevé una probable convocatoria de Javier Sanguinetti para el cruce ante Rosario Central el viernes.