La transferencia ocasional de Emanuel Brítez a Defensa y Justica, concedió entre otros puntos, el aporte de deuda de Central con Unión por la transacción de Damián Martínez. El desendeudamiento también fue complementado por la tratativa de inhibir al “Canalla” de cualquier obligación por adquirir el 50% del pase del defensor.

Tales circunstancias cobran sentido en este momento de la delegación, a sabiendas de la urgencia para el entrenador por encontrar un reemplazo formal para Fernando Torren en el sector derecho de la defensa.

Lo cierto es que previo al duelo ante Godoy Cruz, el DT no tiene habilitación alguna del futbolista con pasado en el “Tatengue”, y una conversación de los directivos revertirá dicha paradoja.

El hecho del aviso de Unión por la no obligatoriedad de compra porcentual, permitirá que el defensor sea parte de los siguientes partidos del conjunto rosarino. El contrato acordado en enero, perdura hacia diciembre del 2022.