El fútbol argentino se revolucionó con la llegada de Daniele De Rossi a Boca. Sin embargo, el campeón del mundo con Italia en 2006, estuvo solamente seis meses en el Xeneize y disputó siete encuentros.

A principios del corriente año, el ex-volante tomó la decisión de retirarse del fútbol y volver a su país. En diálogo con medios italianos, De Rossi confesó: “Veo fútbol, me gusta el fútbol, pero no toqué una pelota desde que lo dejé, no extraño el fútbol. Me hubiera gustado vivir un poco más Boca, ahí dejé un pedazo del corazón. No di todo lo que tenía, todo lo que quería”, sostuvo.

En su estadía en Boca, el ídolo de la Roma anotó un tanto (ante Almagro): “Cuando veo las imágenes del estadio, de los compañeros, aunque ahora están viviendo un momento complicado, siento que podría haber dedicado algún mes más, un año más a ese lugar, que es un lugar especial”, sentenció.