Después de vencer a Colón en los penales, en San Luis, el River de Gallardo no regresará a Buenos Aires sino que se instalará directamente en Mendoza. Una mala para el Muñeco: venderán a Balanta.

Pasó la primera parada con éxito. River logró acceder a los cuartos de final de la Copa Argentina tras derrotar a Colón de Santa Fé por 4 a 2 en los penales tras igualar 0-0 en el tiempo reglamentario. El encuentro le sirvió a Gallardo para darle rodaje a aquellos jugadores que no venían jugando, sumado a las apariciones de juveniles como Boyé, Tomás Martínez y Driussi.

Con un plantel corto, el Millonario deberá afrontar de aquí hasta el 14 de septiembre ocho partidos, sumando el torneo local -Godoy Cruz, Defensa y Justicia, San Lorenzo, Tigre y Arsenal- y la Copa Sudamericana -Godoy Cruz, ida y vuelta-.

En la agenda riverplatense figura un entrenamiento matutino en San Luis, donde los que anoche vieron acción hicieron trabajos regenerativos, para después viajar en micro a Mendoza, donde el domingo a las 21.30 el Millonario jugará ante Godoy Cruz. River se hospedará en el Hotel Diplomatic (Av. Belgrano 1041).

Barovero será una fija en el arco Millonario para enfrentar al Tomba, e ingresará por Julio Chiarini, figura ante el Sabalero. De no mediar inconvenientes, este sería el único cambio respecto al equipo que venció 2-0 a Rosario Central.

Más allá del optimismo reinante en Marcelo Gallardo, ayer se hizo eco de la noticia de la muy posible venta de Eder Álvarez Balanta a Sampdoria, de Italia. El pase se haría en casi 6.000.000 de euros limpios por el 80 por ciento del pase que posee el club.

Foto: Pasion Monumental