La consigna era clara: recuperarse de la derrota en Mendoza, ante Godoy Cruz, y del flojo andar en la Copa Libertadores. Por eso, el equipo de Diego Aguirre transpiró más de lo esperado para poder vencer a Quilmes en el Nuevo Gasómetro. El buen trabajo hecho durante todo el partido se tradujo en el marcador recién en lo últimos 15 minutos y el que dio el primer paso fue Ezequiel Cerutti. El Pocho recibió el centro de Rubén Botta desde el corazón del área, quien de media vuelta asistió al nacido en Junín para que abra el marcador a los 30 del segundo tiempo.

De ahí en más el Cuervo dejó atras las complicaciones para aprovechar el hombre de más que tenía desde la expulsión de Matías Sarulyte (13 del segundo tiempo) y se hizo sentir con la dureza de quien busca pelear el campeonato y reivindicarse después del mal momento que venía pasando. Ezequiel Ávila se encargó de aumentar la ventaja a los 33. con un derechazo fuerte y bajo al palo del arquero, culminando una gran jugada personal.

Ya sobre el final, Nicolás Blandi apareció para sellar la victoria del equipo de la Fiera Aguirre y festejar que, además de haber vuelto a la victoria, ya suma 34 puntos y alcanzó provisoriamente a Boca, que mañana jugará ante San Martín de San Juan en el estadio Bicentenario.

Cerutti abrió el marcador

Ávila amplió la ventaja

Blandi sentenció la victoria