Reemplazado en primera instancia por Alexander Barboza, Ezequiel Muñoz decidió junto al cuerpo técnico, una determinación absolutamente rigurosa en su paso por el club. Las semanas iniciales desde su llegada tuvieron algunas presentaciones ininterrumpidas, pero en octubre comenzó a padecer una fatiga en su rodilla derecha.

El esguince se convirtió con el paso de las exigencias, en una molestia que requerirá próximamente una revisión de la plástica del ligamento cruzado anterior en la zona de su pierna derecha.

Anteriormente, los movimientos de prueba para reubicarlo en el once inicial del entrenador, fueron escasos y la única vía de restablecimiento para el defensa es la quirúrgica.

El grado de intervención, puede demandar la vuelta del jugador entre seis o nueve meses, tramo en el que empezará otra edición del campeonato en Argentina.