En lo que respecto a la temporada de julio 2018/2019, Guillermo Burdisso se mantuvo alienado a Independiente. Aquellos meses de internacionalidad, le permitieron ser parte de la obtención de la Suruga Bank, pero meses posteriores a esa conmemoración, su futuro se volvía impredecible al ser certificado por los médicos por un inconveniente de salud.

“Me encantaría que me den la posibilidad de seguir, se me acaba el contrato entre dos meses”, afirmaba el zaguero central en vísperas al mercado de pases de invierno del 2019.

Desde la dirigencia no promovieron la renovación, y en este sentido se difundió una nueva demanda judicial al club por incumplimiento de pago. A través del Tribunal de Trabajo Número 2, la caratula de Daños y Perjuicio es la justificación por parte del entorno del defensa. El plantel de pago acordado tras su intervención sanitaria no ha sido abonado. El impago salarial debe ser reestablecido.