Volvió y en creces. Su participación en el encuentro retornable a la competencia en Lanús, retribuyó su énfasis al arco rival en dos ocasiones. Buscador, abrumador y eficiente, de ese modo se califica la actuación del correntino que a los 40 años, sigue en vigencia con varios meses de contrato por cumplir.

Pese a la cercanía de la hipotética despedida, el aquí y él ahora es el único propósito que lo conduce a ser uno de los delanteros históricos en el “Granate”, en donde ya se convirtió en goleador primario de la historia de la institución, e intensificará la preponderancia ante el rival para el alto nivel de competitividad.

En contacto con Radio Late, el atacante sigue relevando el parámetro deportivo: “Me estoy manteniendo muy bien y puedo seguir jugando. Me siento cómodo, el entrenamiento de doble turno me sirvió muchísimo”.

El porvenir parece ser dificultoso: “Tenemos una zona brava, intentaremos hacer un buen torneo. Seguramente voy a jugar contra Boca, siempre es lindo jugar contra estos equipos”. El deseo, es el orden primordial de la vida, por ende uno de ellos es la conducción: “En un futuro me gustaría dirigir Boca Unidos”, cerró.