El antecedente del encuentro entre Unión y Arsenal fue sintetizador. Desde el ministerio de fuerzas policiales en los eventos deportivos, se pronunciaron diferentes miradas sobre el episodio que finalmente no significo la suspensión del duelo por la segunda fecha de la Copa de La Liga Profesional.

Sin embargo, el territorio rosarino dio muestras del descontento del Ministro. Newells fue avisado por los incidentes que se detectaron en la previa al encuentro ante Boca. Y Central, por aquellas presencias en las tribunas del Gigante de Arroyito, sin autorización alguna en una etapa delicada para la sanidad del interior.

En sintonía con LT10, el directivo anunció: “A veces sentimos que los dirigentes de los clubes santafecinos del fútbol de primera no están a la altura de las circunstancias. Estaban acostumbrados a que el Estado no se les pare de manos. O demuestran que están a la altura, o se van a quedar sin fútbol”.