El pasado domingo 14 de junio, Miguel Brizuela, defensor de Vélez, fue denunciado por Melina Neto (su ex-pareja) por agresión física, verbal y psicológica. Inmediatamente, el Área de Violencia de Género del Fortín se puso en contacto con la víctima. Además, el defensor fue separado de manera preventiva del plantel.

Luego de varios días, Melina Neto relató lo que vivió en primera persona: “Hace siete meses que convivía con Miguel Brizuela. Primero me zamarreó, me pegó una piña y quedé inconsciente. Me pegó una trompada en el ojo y, cuando traté de sacármelo de encima, me pegó la segunda y caí desmayada. No me acuerdo más nada”, comenzó la ex-pareja del jugador en una entrevista con Código de Barras.

Además, reveló: “Al día siguiente me desperté y él estaba durmiendo en el sillón. Se levantó y se empezó a llevar todo del departamento. Me había agredido verbalmente, pero físicamente es la primera vez. Tengo mucho miedo. No puedo estar sola, por eso me vine a vivir a lo de mi mamá”, contó Melina Neto.

Por último, agradeció al departamento de violencia de género de Vélez: “Apenas subí las fotos me llegaron miles de mensajes del Área de Violencia de Género de Vélez. Se pusieron a disposición conmigo y me dijeron que van a elevar un informe para rescindirle el contrato. Quiero que pague y que no lo haga nunca más. No es justo que ande por la vida como si nada. Él no esperaba que yo hable. Lo que sufrí no me lo voy a olvidar nunca”, sentenció.