Con apenas 22 años, Nicolás González se consagró campeón con Argentinos Juniors (en la Primera Nacional), emigró al fútbol europeo y debutó con la camiseta de la Selección Argentina. Actualmente, el volante milita en el Stuttgart de Alemania. En una entrevista con TyC Sports, el jugador recordó su primer título con el conjunto de la Paternal.

“Se me pone la piel de gallina. Yo tenía 19 años y no me daba cuenta de lo que estaba pasando. Además ese equipo jugaba bárbaro y el DT le dio su impronta especial”, expresó. Luego, se refirió a Gabriel Heinze: “Es el mejor que tuve. Recuerdo que una vez me agarró y me dijo ‘ya vas a tener tiempo para ir al shopping, salir a bailar o ver a una chica, primero dedícate a esto que te va a dar mucha satisfacción’. Él es muy paternal, le gusta más entrenarte que dirigirte”, resaltó el volante.

Respecto de su llegada al fútbol alemán, contó: “Vine fascinado pero con el correr de los meses, se me hizo muy difícil. No es fácil para un argentino acostumbrarse a la sociedad más estricta y estructurada de todas”. Además, se refirió al posible desembarco en Independiente: “Me llamaron y yo dije que quería volver, que cuenten conmigo. Después no se pudo dar pero cuando me puse a pensarlo fríamente, caí en cuenta del sacrificio que hice para llegar a Europa así que preferí quedarme”.

“Fue contra Ecuador. Llegué medio lesionado y no me lo quería perder así que le dije a Scaloni que me infiltren. Él no quiso. Jugué igual porque sino me moría. Recuerdo que Lea Paredes me dijo que juegue tranquilo, me vio nervioso”, reveló González sobre su debut en la selección mayor.