Pablo Pérez fue uno de los mayores dignificados que dejó la inédita final de Copa Libertadores en Madrid ante River Plate, al punto de salir de Boca Juniors luego de cuatro exitosas temporadas y la difícil etapa que ahora pasa en Newell´s sin poderse consolidar como si lo hizo en el equipo de los Barros Schelotto. El rosarino habló con Fox Sports y manifestó principalmente que; “Me caían presiones a las que no estaba acostumbrado. Cuando se fueron los referentes empezaron a caer bastantes responsabilidades y eso me costó”, apuntó el volante.

Pérez, quien disputó 124 partidos con Boca manifestó: “Jugar en Boca y manejar un plantel no es nada fácil. Algunas no las pude controlar por falta de experiencia, aunque de a poco le fui agarrando la mano. Después me tuve que ir de Boca por algunos resultados”. Además, reconoció que siempre que se enfrentaban a River, Boca era favorito, “pero se defendían, salían con un pelotazo y nos complicaban. Por eso se llevaron los dos partidos más importantes en la época que yo viví en Boca”.

Por último, el jugador de Newell´s no guardó su nostalgia al recordar la final en el Santiago Bernabéu: “Estuvimos a 20 minutos de ser campeones. Me quedó el sabor de injusticia porque creo que hicimos las cosas bien, pero las finales se ganan. Sufrí mucho cuando me fui porque me costó aceptar que ya no estaba en el club”, recordó.