Tras varios idas y vueltas entre AFA, que aceptaba el predio de River Camp para ejercer la localía, y de la Liga Profesional, que se oponía a ello, el duelo entre River y Banfield se jugará en Avellaneda.

Mañana el estadio del Rojo, el Libertadores de América, será el escenario del duelo por la primera fecha de la Zona 3 de la Copa de la Liga Profesional. No obstante, River envió una carta a la entidad que conduce Marcelo Tinelli para dejar sentada su disconformidad ante la negativa al predio ubicado en Ezeiza.

La misiva enviada por Rodolfo D’Onofrio manifestó su postura de la siguiente manera: “Sin perjuicio de considerar que nuestro club llevó a cabo todas las medidas y acciones necesarias para la fecha en que oportunamente se realizó la solicitud de autorización, el 16 de octubre, y que por ende se encontraban cumplidas todas las condiciones y requerimientos para utilizar al River Camp como sede de nuestra localía en la Copa de la Liga, manifestando nuestra expresa y total disconformidad con la decisión de fecha de 31 de octubre, por medio de la presente, informamos que el Club Atlético River Plate disputará su partido contra el Club Atlético Banfield el 3 de noviembre a las 21, en el estadio del Club Atlético Independiente”.

Así las cosas el Millonario volverá a jugar en la cancha de Independiente, escenario habitual hasta aquí en la Copa Libertadores, y donde el equipo de Gallardo derrotó a San Pablo (2-1) y Liga de Quito (3-0). El alquiler ya está definido, y Claudio Tapia, presidente de la AFA, se comunicó directamente con Hugo Moyano para agilizar la gestión: $300.000 pesos rondaría el costo para abrir el estadio.