Medido, sereno, auténtico. Le escapa a las polémicas, baja los decibeles, tiene todo fríamente calculado. El técnico “Xeneize” es consciente de los trasfondos que engloban a la pelota y no se mete en discusiones, las evita. Uno de los temas que más repercusión tomó, una vez más, es el uso del VAR: “Está instalado, hay que acomodarse. La idea es acostumbrarse a jugar sin eso. Hasta que no lo usemos en el torneo local y nos adaptemos, estaremos pendientes. Nosotros jugaremos lo mejor posible sabiendo que hay reglas como los agarrones y la de no ir al piso para que sea menos perjudicial”.

Por el mismo camino, continuó su discurso en conferencia de prensa con el paralelismo para definir una infracción. “Después hay situaciones más fáciles de resolver como el offside. Por más que la tecnología avance, el fútbol es un juego que presenta imprevistos permanentemente. Te puede favorecer o perjudicar. No es que lo obviemos, sino que le damos la importancia que tiene que tener. Esto ocurre en todos los países, siempre en Copa hay algún problema. Estamos confundidos si lo vemos como nuestro enemigo. Nosotros somos y buscaremos lo mejor por nosotros mismos. Después encontraremos la vuelta para que no nos perjudique. Hay criterios arbitrales, es muy difícil poner reglas”, sentenció.

La no convocatoria de Mauro Zárate para el reciente duelo 1-1 ante Arsenal también estuvo entre las consultas que respondió. “Esto es día a día. Hay ciclos que hice jugar y descansar a varios. Es una Copa que tiene alternativas difíciles con el manejo de los tiempos y las formas porque ahora jugás muy seguido. La pandemia te da otro margen. Hoy hay que contemplar otros tipos de situaciones: hay momentos para cuidar y proteger jugadores y otros que estamos abiertos para otras cosas. Siempre que es Libertadores nos tomamos todo el tiempo”, cerró.