Hoy a las 16.30 se abrirán los sobres con las ofertas de las empresas que intentarán adjudicarse los derechos televisivos por un lapso no menor a cinco años.

Dentro de los sobres con los proyectos deberán incluir los datos de la empresa, antecedentes, capacidad económica, garantía de solvencia, acreditar el origen de los fondos, propuesta y calidad del servicio, y la oferta económica.

En las condiciones presentadas en el pliego por la AFA, se pone un piso de 1.200 millones de pesos como inicio del negocio y como mínimo un pago de 3 mil millones por año, para darle comienzo a la televisación; la misma será paga y se cree que comenzará en agosto, una vez que los equipos se agrupen bajo la SuperLiga.
Los 1.200 millones de pesos se liquidarán como garantía cuando se formalice el contrato y se les sumará 530 millones en concepto de resarcimiento que dará el estado nacional por finalizar Futbol Para Todos.

Se cree que, una vez determinado quien se quedará con los derechos televisivos, el nuevo esquema entrará en vigencia a partir de agosto, es decir que lo que resta de este torneo seguiría siendo gratuito y trasmitido por los canales habituales; los cuales pagarán 140 millones de pesos, dinero que será descontado del acordado por la finalización de FPT.

Si todo sale bien y no hay nada raro, el viernes sabríamos en que canal miraremos los partidos a partir de agosto.