Ya retirado de las canchas, David Trezeguet disputó sus últimos cartuchos en el fútbol local, jugando para River y logrando el ascenso a Primera, y además vistiendo la camiseta de la Lepra.

Sobre esa experiencia Trezeguet apuntó que “Newell’s fue único, tanto en lo emocional, deportivo, como en lo humano”, agregando el hecho de reencontrarse con varios conocidos “como el Gringo Heinze, Maxi, Bernardi, y otros que fueron estupendos y fantásticos conmigo”.

Para concluir el recuerdo de aquellos días, apuntó que enfrentar a River en el Monumental fue un cierre espectacular: “A nivel emotivo y al final de mi carrera, es la ovación del todo el Monumental hacia mí en el último partido que me tocó jugar con la camiseta de Newell’s, que fue en cierto sentido mi despido hacia el público. Fue algo increíble, entré en el segundo tiempo con la camiseta de Newell’s y ese partido fue algo especial porque era el reencuentro con la gente de River. Fue una demostración única y fantástica”.