En la segunda fecha del Mundial de Rusia 2018, la Selección Argentina perdió 3-0 ante Croacia. Una de las tantas cosas para olvidar de aquel encuentro fue el error de Wilfredo Caballero. Luego de aquel partido, Jorge Sampaoli, entrenador de la Albiceleste en ese entonces, tomó la decisión de utilizar a Franco Armani como arquero titular. El jugador de River estuvo presente entre los once ante Nigeria (victoria 2-1) y frente a Francia (4-3).

En diálogo con TyC Sports, Caballero fue consultado por los críticas tras el error frente a Croacia: “Seguro que está mal porque es muy difícil de cambiar ya que es una cuestión de educación. Hay que inculcar la educación desde el primario y el secundario.  Los argentinos tenemos una cuestión que no es de amor por los colores sino de fanatismo y mediante el fanatismo hablamos o destruimos en cuestión de segundos. Y eso está mal: no permitimos el error y a través del error mejorar o ser mejores”, indicó.

Además, habló sobre la determinación de Sampaoli: “Es difícil ser el entrenador y no puedo opinar en ese sentido. Sampaoli creyó que era lo conveniente, lo hizo y ya está. Si yo fuera fanático lo hubiera mandado a la mierda, pero no soy fanático, vivo de esto y trato de respetar a mis compañeros, y el que entró hizo las cosas muy bien para jugar. En mi carrera me pasó que muchos entrenadores decidieron buenamente y malamente ponerme o sacarme: nunca pregunté y siempre lo asumí. Entonces, en ese momento, lo asumí y traté de apoyar al que le tocó jugar. Ojalá que en algún momento pueda ser entrenador para estar en ese lugar”, subrayó.

“Equivocarte es parte del juego, del deporte, del aprendizaje y de la vida. Me tocó equivocarme ese día y fue en el peor escenario, pero ya pasó y no lo puedo remediar. Por más que diga que tengo la solución a lo que pasó, mentiría. Por supuesto que estaba preparado para jugar el siguiente partido porque cuando te equivocás querés demostrar que sólo fue un error”, agregó el arquero argentino.

Por otra parte, se refirió al posible regreso al fútbol argentino: “No figura en mis planes. Disfruté mucho mi etapa juvenil en Argentina pero tampoco dejé una huella importante en Boca, donde nací. Disfruté más los seis meses que estuve en Arsenal porque me sentí bien haciendo lo que más me gusta”, señaló. Y para finalizar, sentenció: “No tengo esa necesidad de volver a la Argentina y de sentirme lleno al terminar la carrera en los clubes de origen. Me tuve que hacer a los golpes, en una Segunda División de España que fue muy difícil estar tantos años ahí”, cerro Willy.