En  el inicio del encuentro la Argentina salió decidida a buscar el partido, pero Ecuador fue inteligente, supo aguantarlo y salir rápido de contra, con los ataques de Valencia y Montero, que se transformaron en una pesadilla para la defensa local, con llegadas que de milagro no finalizaron en gol.

Mientras los comandados por el Tata apostaron al peso de los nombres pesados en ofensiva, que debían cargar con la responsabilidad de hacer olvidar a La Pulga. En uno de los ataques, Sergio Agüero sintió un pinchazo y debió dejar su lugar en el amanecer del partido, siendo reemplazado por Carlos Tevez. Pero el ingreso del jugador de Boca no fue suficiente para cambiar el chip del equipo, que prácticamente no creó situaciones claras en la primera parte.

En el complemento Argentina mostró más carácter en la ofensiva, sin embargo el seleccionado visitante contó con una defensa muy sólida a lo hora de cortar los avances locales. El aporte de Javier Pastore y Ángel Di María se vio durante algunos matices del encuentro, pero ambos no fueron decisivos de cara al arco rival.

Por su parte los dirigidos por Quinteros, siguieron apostando a su juego y sobre el final pudieron sacar provecho de ello. Primero a través de un córner, en el cual apareció Erazo para marcar el primer tanto y, un minuto más tarde, Valencia aprovechó una contra más, dejó el surco a lo largo de 30 metros y puso de cara al gol a Caicedo, para que mano a mano con Romero anoté el segundo y último grito de la noche.

De esta manera Ecuador no sólo consiguió una victoria histórica en el Monumental, sino que le corto a la Argentina un invicto de 22 años sin perder en ese estadio en el inicio de una Eliminatoria. Por su parte la Albiceleste ya piensa en su próximo compromiso, el cual será el próximo martes, a las 21 hs, en Asunción y frente a Paraguay.