Hay una mochila que va aumentando su peso a medida que las Copas y los festejos nos pasan de largo. Angel Di María lo sabe y lo asume, pero tantas penurias juegan un partido aparte en la cabeza del hombre del PSG. Tras las frustraciones que significaron tres finales perdidas en tres años consecutivos (Mundial y dos Copa América), y en su caso particular las lesiones que lo aquejaron, el mediocampista confesó que estuvo cerca de renunciar a la Selección, pero finalmente desistió de hacerlo tras el pedido de su esposa y su padre.

“Cuando Messi dijo que no volvía más, pensé en tomar la misma decisión. Creo que son cosas del momento que se te cruzan por la cabeza. Una vez podés perder una final, pero tres seguidas es otra cosa. Pensé en dejar la Selección, pero mi mujer y mi viejo me frenaron”, mencionó en diálogo con TyC Sports.

También admitió que estuvo muy cerca de buscar ayuda profesional, sobre todo por el hecho de lesionarse en aquellos partidos decisivos: “Estuve a punto de ir al psicólogo, pero al final decidí no hacerlo porque es un tema que tengo que resolverlo solo. Si pierdo una final más creo que no vuelvo, pero hoy sólo pienso en positivo. El sabor amargo todavía dura, pero así son las cosas”, afirmó.